Proceso de mejora continua

La formulación de los indicadores y la incorporación de buenas prácticas va evolucionando progresivamente y adaptándose al ritmo y avance del sector evaluado. La Fundación Haz revisa anualmente los indicadores y buenas prácticas y, en el caso de que se produzcan cambios los comunica con antelación a las instituciones para que puedan incorporar las nuevas exigencias en su información pública.

En la Fundación Haz nos gusta repetir que nuestra pedagogía es abierta y gradual. Es abierta porque vamos incorporando nuevas aportaciones procedentes de las organizaciones. Son las propias instituciones, en su esfuerzo por ser cada día más transparentes, las que abren nuevos caminos a la hora de proporcionar y hacer más accesible e inteligible la información. Y gradual, porque las nuevas demandas de información y transparencia se introducen de manera progresiva.

Este enfoque facilita que los resultados de nuestros análisis sean percibidos como un mecanismo de aprendizaje colectivo y explica, en gran parte, la acogida generalizada por parte de las instituciones evaluadas.